El papel de los bio-productos como alternativa a los combustibles fósiles y su relevancia en el desarrollo de una economía sostenible en base a materiales renovables en Europa, ha sido reconocido por las estrategias EU 2020“Innovando para un Crecimiento Sostenible: Una Bioeconomía para Europa”.

La Comisión Europea está destinando recursos para lograr un estudio más avanzado de la biomasa disponible en Europa y sus usos, así como para evaluar la eficiencia de soluciones de bio-productos a través del análisis de ciclo de vida. La Comisión Europea ha llevado a cabo una revisión de la estrategia de bioeconomía y el plan de acción asociado en 2017 y ha realizado una actualización de la misma en 2018.

Europa cuenta con un importante número de industrias de bioproductos incluyendo la agricultura, la alimentación humana y animal, las industrias silvícolas, las industrias relacionadas con el papel y la madera, y las industrias de bioenergía y biocombustibles. Se estima que el mercado europeo de la bioeconomía tiene una dimensión superior a los 2 billones de Euros y que emplea a alrededor de 22 millones de personas, presentando perspectivas de crecimiento.

Fuente: JRC, Bioeconomy Report 2016, EUR 28468 EN – 2017

La transición hacia una economía de bio-productos presenta por tanto un alto potencial en términos de crecimiento económico, desarrollo rural y reducción de la dependencia de fuentes fósiles, pero requiere abordar muchos retos tales como 1) implementar una estrategia de márketing exitosa de nuevos productos sostenibles, 2) garantizar un suministro de biomasa estable y a buen precio, y 3) mejorar los vínculos entre los productores de biomasa y las industrias de bio-productos.

La red PANACEA abordará estos dos últimos retos, persiguiendo incrementar la materia prima procedente de cultivos no alimentarios con destino a las industrias de bio-productos y al establecimiento de contactos comerciales entre productores de biomasa e industrias de bio-productos en nuevas cadenas de valor.